Friday, January 10, 2014

#MakeUpTips | El 'tightline' o 'delineado invisible'

El efecto 'cara lavada' viene siendo una tendencia recurrente en las pasarelas internacionales. Modelos que no parecen haber pasado por el milagro del maquillaje, brochas y sombras antes del desfile, porque la impresión es la de que no están maquilladas. 

No hay más que ver las propuestas de belleza de Tommy Hilfiger, Ralph Lauren o Calvin Klein para este otoño-invierno 2013/2014, o en Chloè o Dries van Noten para la próxima primavera-verano. Rostros sanos, naturales, en los que un ojo poco avezado en la materia podría no encontrar ni rastro de maquillaje. Pero se equivocaría !!

En todos esos desfiles (y en muchos otros) se ha utilizado el 'tightline' o delineado invisible. Es una técnica muy sencilla y perfecta para esos días que requieren poco maquillaje pero una se levanta con mala cara.
 
Es tan sencillo como delinear el ojo por la zona interna del párpado superior, es decir, la línea de agua de las pestañas de arriba (y entre las mismas pestañas). El resultado es bastante asombroso. De echo es una de mis técnicas FAVORITAS, porque se ve muy natural y realmente la línea de color no se aprecia apenas porque parece ser la base de las propias pestañas. 

Es una opción que muchos profesionales utilizamos también para disimular pequeños defectos (por

ejemplo, un párpado móvil pequeño), y en la industria cinematográfica asiática es muy utilizado para hacer parecer los ojos más llenos y las pestañas más oscuras.

Con esta técnica el ojo queda definido, la mirada enmarcada y las pestañas se ven más tupidas y más largadas, de modo que en el maquillaje de día se puede renunciar a la máscara. Sin embargo, el delineado invisible también es el toque perfecto para momentos de maquillaje más sofisticado, como un cat eye o un smokey eye, porque elimina cualquier rastro del color natural de la piel en el marco del ojo.

Si detestas maquillarte mucho o el delineado liquido te sale mal, con el delineado invisible estás de suerte porque la técnica es tan fácil como agradecida en resultados, y puedes manejas varios looks de noche o de día.

¿Cómo hacer el 'tightline'? 

Lo primero es elegir un lápiz de ojos de textura cremosa, que corra fácil (si ya es resistente al agua, será perfecto) y que tenga punta fina, para conseguir un trazo muy delgado. Valen también delineadores en gel e incluso sombras negras, aunque el resultado es menos duradero con estas últimas.

Levanta el párpado móvil (el párpado superior del ojo) y verás que entre cada pelito de las pestañas hay pequeños huecos. Se trata de llenar esos vacíos en la raíz con el eyeliner, pasando la punta por debajo de la línea de las pestañas, con cuidado de rellenar todo el espacio entre ellas.


Si quieres un resultado aún más intenso, puedes repetir la operación con las pestañas de abajo. Y listo. Si aún así dudas de tu capacidad para maquillarte y conseguir una línea fina y milimétrica, hay otro truco más. 

En este caso, en lugar de el lápiz clásico escoge 'eyeliner' en gel y, con una brocha finita, ve haciendo pequeños puntos en la línea interior de las pestañas (también vale para el delineado externo). Cuando termines, empieza de nuevo, pintando los nuevos puntos en los huecos que hayan quedando, y así hasta que termines.